Search
Close this search box.

La humanidad depende de Bill


Walter Tevis (1928-1984) publicó “El buscavidas” (1959), que inspiró una genial carambola cinematográfica de Robert Rossen con Paul Newman; “El hombre que cayó a la Tierra” (1963), germen de una película de culto con Dick Bowie; “Sinsonte” (1980), “Gambito de dama” (1983), origen de la popular serie; “Las huellas del sol” (1983) y “El color del dinero” (1984), inferior secuela de “El buscavidas”. Y, maestro de las distancias cortas, recibió parabienes críticos con su volumen de relatos “The king is dead”. La editorial “Impedimenta” se ha empeñado en rescatar de sombras a un autor de muchos quilates y suma a la formidable distopía “Sinsonte” –un cruce fantástico entre “Fahrenheit 451”, “Un mundo feliz” y “Blade Runner”– otra joya de la ciencia ficción como es “Las huellas del sol”, odisea galáctica con una inteligente y punzante sátira que alberga inquietantes y mordaces equivalencias con personajes y situaciones del presente.



Source link