Search
Close this search box.

Trescientos metros en una tirolina sobre un paisaje minero espectacular


En Pontenova, al norte de la provincia de Lugo, en la parte interior y oriental de la comarca de La Mariña -uno de los territorios gallegos más inexplorados y sorprendentes del norte de España- está la tirolina más grande y larga de Galicia. Con más de 300 metros de longitud, y una altura de 80 metros, ponerse el arnés, lanzarse al vacío y sobrevolar los montes de la Reserva de la Biosfera Oscos-Eo y Terras de Burón en la Tirolina das Minas es una experiencia que no deja indiferente a nadie.

La localidad -que fuera epicentro de la minería del hierro, cuando allí se instaló a principios del siglo XX la Sociedad Minera de Vilaoudriz, como era llamada la población antiguamente, explotando el yacimiento del mineral hasta la década de los años sesenta-, ha recuperado su patrimonio histórico y medioambiental, creando y ofreciendo actividades que aúnan historia, naturaleza y aventura con diferentes experiencias, entre ellas la Ruta dos Fornos y la Tirolina das Minas.

Una ruta de cinco kilómetros que comienza junto a la Oficina de Turismo, en los ‘Fornos’, hoy símbolo de la ciudad. Cinco grandes estructuras troncocónicas -de once metros de altura y cuatro metros de diámetro, realizadas con tixolos de Sargadelos-, en los que se realizaba la desfosforización del hierro mediante calcinación, y donde descubriremos el pasado minero de la urbe. Seguidamente continuaremos adentrándonos en el monte, envueltos por la naturaleza, hasta la Mina Consuelo, la segunda mayor cavidad artificial de Galicia. Más de 3.400 metros de longitud y cinco niveles de profundidad, de los que se recorre un kilómetro y se puede acceder a un nivel inferior, que son un viaje al centro de la tierra.

El recorrido y el lugar están marcados por la singular geología y biodiversidad de la gruta. No en vano, es el hábitat de la mayor colonia de murciélagos de herradura mediterráneo, y del llamado Oro de Duende, musgo luminiscente (Schistotega pennata), toda una rareza botánica. Sus largas galerías y estrechas cavidades son un lienzo de colores -ocres, blancos, amarillos y negros, producto del manganeso y hierro-, y un universo fantasmagórico formado por grandes rocas perforadas para la extracción del mineral, así como de pequeñas estalactitas y estalagmitas, creadas por la naturaleza y el paso del tiempo.

Imagen secundaria 1 - Tras recorrer Mina Consuelo, la senda prosigue por frondosos bosques autóctonos que nos llevan a través de los antiguos túneles y pasadizos que utilizaban los mineros, hasta alcanzar el Tranvía Aéreo, la Tirolina das Minas
Imagen secundaria 2 - Tras recorrer Mina Consuelo, la senda prosigue por frondosos bosques autóctonos que nos llevan a través de los antiguos túneles y pasadizos que utilizaban los mineros, hasta alcanzar el Tranvía Aéreo, la Tirolina das Minas
Los túneles de los mineros
Tras recorrer Mina Consuelo, la senda prosigue por frondosos bosques autóctonos que nos llevan a través de los antiguos túneles y pasadizos que utilizaban los mineros, hasta alcanzar el Tranvía Aéreo, la Tirolina das Minas
F. C. G.

Tras recorrer Mina Consuelo, el camino, la senda, prosigue por frondosos bosques autóctonos que nos llevan, paso a paso, siempre por un verde paisaje y a través de los antiguos túneles y pasadizos que utilizaban los mineros, descubriendo los depósitos y tolvas del mineral, hasta alcanzar el Tranvía Aéreo, la Tirolina das Minas. Y aquí, siempre que nos suframos de miedo a las alturas o vértigo, es donde podremos vivir lanzarnos al vacío y volar más de trescientos metros, a casi cien metros de altura, siguiendo el mismo recorrido y trazado que hacía el antiguo tranvía aéreo que llevaba el hierro de la Mina Consuelo a la Mina Boulloso.

  • Web: www.turismopontenova.es y www.tirolinadasminas.com

  • Tirolina: Sábados, 17.30/18 horas. Se recomienda hacer reserva. Solo apto para personas que pesen entre 45 y 110 Kg. Precio: 15 euros

  • Ruta Dos Fornos: Sábados, 16.30h. Mina Consuelo y descenso tirolina. Precio 25 euros

Pero La Ruta dos Fornos -adentrarnos en la Mina Consuelo y lanzarnos en la Tirolina das Minas- no es la única experiencia que el viajero puede realizar. También podremos pasear en cuadrículo por la antigua vía del tren minero, hoy Vía Verde; recorrer la ruta del ferrocarril en bicicleta; los más pequeños hacer el circuito de tirolinas en el bosque infantil; dar un paseo fluvial en kayak -desde O Poza de Ola hasta el Pozo de San Briz-, o los más avezados, descender en kayak el río Eo.

Y es que Pontenova se ha reinventado -desde hace más de una década, protegiendo su historia, patrimonio y naturaleza-, y convertido en un destino perfecto para los viajeros amantes del turismo sostenible y activo, de la historia y aventura, en La Mariña, en la llamada ‘Galicia de Corazón’.



Source link