Search
Close this search box.

El Barça vive una tragedia insoportable ante el PSG

No hay vida sin llanto. Sin sufrimiento. Tampoco sin muerte. Había renacido el Barça en París (2-3) en un partido que permitía imaginar una nueva era para el club. Una resurrección. Pero no hay nada tan efímero como el maldito fútbol, que te ensalza y te hunde con una crueldad a veces insoportable (1-4). Un error de Araujo que dejó a su equipo con diez con una hora por delante y ventaja en el marcador, y un penalti de Cancelo a un anticristo tan surrealista como Dembélé para que Mbappé se sintiera el Rey Sol ante la enfurecida grada de Montjuïc, dejó al Barcelona en la cuneta otra vez en la Champions. Aunque quiza la escena más triste de todas fuera la de Xavi Hernández pateando la protección de la cámara de televisión, ganándose una expulsión cuando su equipo más necesitaba a un entrenador cuerdo. El Barça no lo tuvo.



Source link